¿Nacemos o nos hacemos?

¿Nacemos o nos hacemos?

Ésta es una pregunta que nos hacemos todo el tiempo acerca de muchas cosas: nuestra apariencia física, nuestra forma de ser, nuestras aptitudes e incluso las enfermedades que padecemos.

Los estudios de gemelos son una herramienta muy poderosa para estimar qué tanto de cierta característica es debido a nuestros genes y qué tanto debido al ambiente en que nos desarrollamos. Como los gemelos idénticos comparten el 100% de su material genético, podemos inferir que cualquier diferencia entre ellos será causada por el distinto ambiente y experiencias que hayan vivido. Si dos gemelos idénticos difieren en algo (por ejemplo, en altura, personalidad, color de piel o alguna enfermedad), podemos lanzarnos a investigar qué elementosparticulares del ambiente fueron los que dieron origen a esa diferencia. Asimismo, cuando cierta característica es compartida con mayor frecuencia por gemelos idénticos que por gemelos fraternales o “cuates” (¡no sólo estudiamos gemelos idénticos!), podemos inferir que esa característica tiene un componente genético.

Los estudios de gemelos han sido fuente de grandes avances en investigación y han cambiado la manera en que pensamos acerca de muchos aspectos de la biología humana. Éstos son algunos ejemplos:

  • El autismo tiene un gran componente genético.
    Desde las primeras descripciones del autismo en la primera mitad del siglo pasado, la teoría más aceptada sostenía que la causa de este trastorno estaba relacionada con una relación afectiva “fría” de los padres hacia el hijo. Una serie de estudios de gemelos desafió esta noción: el primero de ellos, publicado en 1977, encontró que de las 21 parejas de gemelos reclutados (idénticos y fraternales) en las que al menos uno de los gemelos padecía de autismo, en 60% de las parejas de gemelos idénticos ambos gemelos padecían de autismo, mientras que en ninguna de las parejas de gemelos fraternales padecían ambos de autismo.[1] Actualmente se acepta que los trastornos del espectro autista tienen un componente genético importante y mucha de la investigación actual está orientada a dilucidar qué genes son los mayores contribuyentes.

  • Estudios de gemelos idénticos separados desde el nacimiento.
    En 1979, como parte del Registro de Gemelos de Minnesota se realizó un estudio sobre gemelos idénticos que fueron separados desde el nacimiento y pasaron su infancia y adolescencia en ambientes distintos. Del estudio se obtuvieron resultados sumamente interesantes, entre ellos que los gemelos se parecían en coeficiente intelectual, personalidad e intereses[2]. Estos hallazgos sugieren que incluso estas características tienen un componente genético.

  • De gemelos al cerebro.
    Uno de los temas de investigación más emocionantes en la actualidad es averiguar qué diferencias en la estructura y función del cerebro son debido a factores genéticos o ambientales mediante técnicas de imagen cerebral como la resonancia magnética. Entre los resultados que se han obtenido están la identificación de áreas cerebrales que juegan un papel en causas ambientales de ansiedad y depresión[3] o que gemelos idénticos tienden a usar procesos de pensamiento similares al hacer ciertas tareas[4].

¿Por qué hacer un registro de gemelos en México?
México tiene una población extremadamente diversa con características difíciles de encontrar en otros lugares del mundo. Por otro lado, enfermedades como diabetes mellitus, hipertensión arterial, sobrepeso y obesidad son especialmente comunes entre los mexicanos. Un registro nacional de gemelos nos brinda la oportunidad de analizar los componentes genéticos y ambientales de las cualidades de nuestra población y también de averiguar qué factores son lo que nos predisponen a las enfermedades que padecemos más.

Fuente: Twin Reseach Australia

Referencias:
[1] Folstein S, Rutter M. Infantile autism: a genetic study of 21 twin pairs. J Child Psychol Psychiatry. 1977;18(4):297-321

[2] Bouchard TJ Jr, Lykken DT, McGue M, Segal NL, Tellegen A. Sources of human psychological differences: the Minnesota Study of Twins Reared Apart. Science. 1990;250(4978):223-8.

[3] de Geus EJ, van’t Ent D, Wolfensberger SP, Heutink P, Hoogendijk WJ, Boomsma DI, Veltman DJ. Intrapair differences in hippocampal volume in monozygotic twins discordant for the risk for anxiety and depression. Biol Psychiatry. 2007;61(9):1062-71.

[4] Koten JW Jr, Wood G, Hagoort P, Goebel R, Propping P, Willmes K, Boomsma DI. Genetic contribution to variation in cognitive function: an FMRI study in twins. Science. 2009;323(5922):1737-40.

Add Your Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *